‘Colores y líneas’, pinturas de José Jimenez ‘Jimber’

27/03/14 – 04/05/14

Del Mito a la Modernidad’ (extracto) Julio Vázquez

Según los estudios históricos del filósofo inglés Arnold Toynbee, la Historia está basada en ciclos que se repiten mediante lo que denominaba ‘movimiento pendular’, de tal manera que los grandes acontecimientos y tendencias históricas vuelven, tras un periodo previo al otro lado del péndulo.

Igualmente, a lo largo de la Historia del Arte, las tendencias, géneros y técnicas aparecen y desaparecen de la mano de los artistas de cada momento. En la actualidad, el análisis de este movimiento pendular se hace más complicado, dada la falta de perspectiva histórica, agravado por la variedad de creadores al que tenemos acceso, de tal manera que el abanico de tendencias es demasiado amplio como para vislumbrar claramente una guía dominante.

No obstante, sí podemos analizar la obra de artistas individuales que optan por uno u otro camino, y en esta caso nos permite introducir el trabajo de Jimber, y su empeño en atraer dicho péndulo hacia nuestro lado, recuperando antiguos recursos, temáticas y estéticas, para transformarlos en su particular obra.
Analizar las diferentes reminiscencias que nos ofrece la obra de Jimber, se convierte en el objetivo de este texto, para demostrar que tras la apariencia ‘naif’ con la que el propio autor califica sus obras.

ESPACIO EN BLANCO
Hay todo un entramado de simbologías que nos remiten a otros tiempos, a otros mundos.

Partiendo de lo estrictamente pictórico, el estilo de Jimber, surge de una previa simplificación de las formas representadas, empleando para ello únicamente una marcada linea negra para contornear las figuras, que posteriormente llena de colores planos, omitiendo las gradaciones de color. Este uso de colores planos, aparece y desaparece a lo largo de la Historia del Arte, a través de ese movimiento pendular, teniendo su origen la Antigüedad, pero con varios referentes hasta llegar al Arte Contemporáneo a partir de artistas como Roy Lichtenstein, dentro del movimiento Pop.

De esta manera, tras un primer vistazo a sus pinturas, la primera referencia me surge clara en la retina, las grandes vidrieras góticas que el artista traslada al lienzo, convirtiendo plomo y vidrio en pintura y lienzo. Esta referencia se hace evidente en la exposición a través de obras como ‘Virgen’ o ‘Santa Eulalia’ de temática y estética claramente medieval.

Pero este recuerdo de vidrieras puede transportarnos aún más lejos en el tiempo, hacia las pinturas el Antiguo Egipto o las cerámicas decoradas de la Grecia Clásica…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>